Mercedes Pino – Mamá de Laura Vicuña

Reading Time: 6 minutes

Esta página se creó con el fin de publicar los avances en la investigación sobre Mercedes Pino, madre de la Beata Laura Vicuña, cuyos restos se encuentran en el Cementerio Municipal de Cherquenco, comuna de Vilcún. Su tumba no se encuentra visible debido al deterioro de los años, por ello hemos buscado crear una instancia que se dedique exclusivamente a recuperar sus restos y ofrecerle el lugar que corresponde.

Bajo autorización de Mons. Francisco Javier Steigmeier
Obispo de la Diócesis de Villarrica


Lugar donde se encuentran los restos de Mercedes


Biografía de Mercedes Pino

Mercedes Pino nació en la ciudad de Collipulli, Región de la Araucanía (Chile) en el año 1870 aproximadamente. Es conocida por ser la mamá de la Beata Laura Vicuña y su hermana Julia Amanda Vicuña Pino. Laura ofrecería su corta vida y sufrimientos en favor de su mamá para que se conviertiera de su vida alejada de Dios y volviera a la fe católica. Luego de residir un tiempo en argentina y, tras la muerte de Laura, retorna a Chile para vivir en la ciudad de Freire, donde conocería a Melitón Parra con quien compartiría su vida. Muere en la localidad de Cherquenco, comuna de Vilcún, el 17 de septiembre de 1929. Sus restos yacen en el Cementerio Municipal de la localidad, aunque debido al abandono y el deterioro de los años ya no se encuentra visible su tumba.

Antecendentes familiares

Mercedes Pino nace en el seno de una familia humilde de la localidad de Collipulli por el año1870. Algunos testimonios la describen como una joven despierta y capaz de sobreponerse a las dificultades para salir adelante en la vida2 . El más certero de los testimonios hasta ahora conocidos es de Manuel José Urrutia López (en aquel tiempo tenía 88 años), quien declara haber conocido en Collipulli a la familia de Laura Vicuña:

“Conozco a la Sierva de Dios desde que ella tenía pocos meses, en Santiago de Chile; después seguí de cerca su vida cuando me trasladé a vivir a Junín de los Andes (Argentina). Supe que su padre era militar y que en su familia había un sacerdote, hermano suyo, y otro que ocupó un puesto eminente en la política. El padre era persona honorable… La madre se llamaba Mercedes Pino, de familia pobre. Yo la conocí desde la infancia, puedo decir, junto a varias de sus hermanas».

Mercedes conocería a José Domingo Vicuña, miembro de una importante familia aristocrática de la época y emparentado con políticos y militares participantes de la Guerra Civil chilena de 1981 , quien le llevaría más tarde a vivir a la ciudad de Santiago de Chile.

Su paso por Temuco

En el año 1891, después del levantamiento de la Marina, fue vencido el Ejército y cayó el gobierno de José Manuel Balmaceda. Los datos apuntan a que Domingo Vicuña, esposo de Mercedes Pino, sería pariente del entonces candidato balmacedista Claudio Vicuña, quien sería elegido posteriormente Presidente de la República en 1891 pero no pudo ejercer su cargo debido a la oposición Balmacedista de la época. Luego de estos conflictos se desencadenó una fuerte persecución a todo aquel que llevara el apellido Vicuña, motivo por el cual Domingo y su familia debieron viajar a Temuco y establecerse allí3 . Otra versión de los hechos apunta que su traslado a Temuco se debe, más bien, a que por la corta edad de Domingo (21 años) y teniendo una familia joven, lo enviaron con nuevo cargo militar al sur de Chile, que llevaba pocos años de haber alcanzado la Pacificación de la Araucanía, considerado en aquel tiempo como un destacamento de avanzada.

El 22 de mayo de 1894 nace la segunda hija del matrimonio llamada Julia Amanda Vicuña Pino, quien no podría conocer a su padre ya que poco tiempo después sería afectado por una fuerte pulmonitis que le quitó la vida, dejando viuda a Mercedes Pino junto a sus dos hijas pequeñas4 . Mercedes permanece en Temuco junto a sus dos hijas un breve período de tiempo, dedicándose al oficio de costura y estableciendo un pequeño negocio de paquetería.

Viaje a Argentina

En febrero de 1899 doña Mercedes partía junto a sus hijas rumbo a Argentina, atraída por la prosperidad que al otro lado de la Cordillera de los Andes se daba y las oportunidades de colonización luego de los conflictos contra los Araucanos. Una vez allá se establece en la localidad de Ñorquín, dependiente de la provincia de Neuquén. Luego de unos meses se dirige hacia la localidad de Chapelco, en la estancia de Quilquihué, de propiedad del hacendado Manuel Mora, distante de Junín de los Andes unos dieciséis kilómetros. Manuel Mora era un conocido gaucho de la zona; prepotente, atropellador, que pretendía plegarlo todo a su voluntad. El gobierno argentino le había encomendado la explotación de la amplia zona del río Quilquihué, donde poseía dos estancias: Quilquihué y las Mercedes. Es probable sin embargo que, en su calidad de chileno, se haya acercado a la joven viuda cuando aún se encontraba en Las Lajas, para ofrecerle trabajo en su hacienda como dueña de casa. Así se trasladó doña Mercedes a Quilquihué. Manuel Mora no tardó en hacer de ella su conviviente.

Conflicto con Manuel Mora y ofrecimiento de Laura

Manuel Mora tenía constantes conflictos con sus hacendados, además de tener fama de realizar largas fiestas con bailes, donde invitaba a embriagarse a los gauchos de la zona. Debido al mal trato que Mercedes recibía por marte de Manuel, Laura que contaba con pocos años debió en más de un ocasión enfrentarse a la prepotencia de aquel hombre, negándose a seguir sus órdenes. Es por esto que, luego de un fuerte discernimiento acompañado de oración, Laura decide ofrecerse como víctima a Dios por la conversión de su madre Mercedes. Al cabo de un tiempo y, debido a una brutal golpiza que le propinó Manuel Mora en la calle, Laura ya muy débil y postrada en cama se prepara para morir.

A las cinco de la tarde Laura pide a su confesor, el P. Genghini, que llame urgentemente a su madre para despedirse de ella. Mercedes corre hacia su hija, sabiendo que serían sus últimos momentos junto a ella, y exclama: “¡Hija mía, hija mía! ¿Me vas a dejar?”. Laura, venciendo la impresión que le causaba el dolor de su madre, con voz trémula pero llena de ternura, le respondió: «Sí, mamá, muero, porque yo misma se lo pedí a Jesús… Hace casi dos años que le ofrecí la vida por ti, para obtener la gracia de tu conversión a Dios. ¡Oh, mamá! ¿Antes de morir, no tendré el gozo de verte arrepentida?». Doña Mercedes, desconsolada, exclamó: “¡Oh, mi querida Laura, te juro en este momento que haré cuanto me pides… Estoy arrepentida, Dios es testigo de mi promesa! Sí, hija mía. Mañana en la mañana iré a la Iglesia con Amandina y me confesaré”. Laura buscó con la mirada al Padre Genghini, y le dijó: “Padre, mi mamá en este momento promete dejar a ese hombre. ¡Sea usted testigo de su promesa! ¡Gracias Jesús, gracias María! Ahora muero contenta!». Luego de decir estas palabras Laura Vicuña muere con apenas 12 años de edad, eran las 6 de la tarde del 22 de enero de 1904.

Retorno a Chile

Mercedes, luego de la muerte de Laura, vuelve a Chile para erradicarse en la ciudad de Freire, donde posteriormente conoce a Melitón Parra con quien mantendría una relación cristiana y estable. Posteriormente se mudan a la localidad de Cherquenco, donde Mercedes muere a la edad de 59 años el 17 de septiembre de 1929. Fue sepultada en el Cementerio de la localidad junto a su esposo, quien fallecería 30 años más tarde, en el año 1959. Sus restos yacen en una tumba que con el tiempo no puede localizarse con precisión.

Interés de recuperación de sus restos

En 2020 nace la idea por parte de un grupo de creyentes de la zona de rescatar la tumba de Mercedes Pino y convertirla en un lugar de peregrinación debido a la importancia que tiene ella en el proceso de Beatificación de su hija Laura Vicuña. Se ha avanzado en el proceso pero aún se están juntando antecedentes para poder rescatar los restos de Mercedes.

Referencias


Si tiene antecedentes o desea aportar información a la Carpeta Investigativa, no dude en escribir a ehenriquez@legionaries.org o contactarse a través de redes sociales con el autor de la página.